Saja-Nansa - Turismo Cantabria

Saja-Nansa

Descripción

Qué ver o visitar en la Comarca de Saja-Nansa


La Comarca de Saja-Nansa se encuentra situada en la zona occidental de Cantabria y debe su nombre a los ríos que por ella transcurren el Saja y el Nansa. Se extiende desde la comarca del Besaya hasta el límite con Asturias y desde la Marina hasta las montañas de Peña Sagra y la Cordillera Cantábrica. Está formada principalmente por el Valle del Saja, que comprende los municipios de Cabezón de la Sal, Mazcuerras, Ruente, Cabuérniga y Los Tojos, y el Valle del Nansa, integrado por Herrerías, Rionansa, Lamasón, Peñarubia, Tudanca y Polaciones.

 

Tiene un carácter eminentemente rural y está marcada por sus diferentes contrastes de paisajes, desde playas de fina arena, acantilados, paisajes de montañas, bosques autóctonos, para descender hacia valles con extensas praderías.

 

Recorrer su riberas a lo largo de poblaciones como Los Tojos, Saja, Correpoco, Fresneda, Viaña, Renedo, Selores, Valle de Cabuérniga, Sopeña, Lamiña, Barcenilla o Ruente, todas ellas apegadas al Saja, o las del Nansa comenzando en el Valle de Tudanca, que, junto a Bárcena Mayor y Carmona, forman un verdadero conjunto histórico artístico, y siguiendo por Santotís o Sarceda, continuando hacia el litoral por Cosio, Rioseco; Obeso, Puentenansa, Celis, Celucos y Riclones, Rabago, Cades, Vielva, Camigares, Luey o Muñorrodero, antes de culminar en la ría de Tina Menor, en el municipio de Val de San Vicente, puede suponer una de las más gratificantes experiencias. Y por supuesto no ha de faltar la visita a la Villa de San Vicente de La Barquera .

 

Es una comarca con uno de los patrimonios Naturales más importantes y mejor conservados de toda Europa. Cuenta con numerosas cavidades naturales, destacando la Cueva del Soplao, considera única a nivel mundial por la calidad y cantidad de las formaciones geológicas y la Cueva de Chufín. Estas cavidades convierten a nuestra región en una de las más importantes del mundo en lo que se refiere a espeleología.

 

Rincones y lugares de encanto natural y salvaje, muy próximos unos de otros que sorprenden por sus maravillas arquitectónicas, sus iglesias y palaces, restos arqueológicos y bellísimas panorámicas. Un lugar perfecto y diferente en pleno contacto con la naturaleza, un verdadero Eco-Museo.

 

El Ecomuseo Saja-Nansa es un gran museo vivo, un espacio donde la protagonista es la población de la zona que, vive, trabaja, utiliza los recursos y convserva elmedio de tal manera que pueda ser utilizado coo un recurso turístico para el visitante.